Créditos rápidos

Cómo salir del ASNEF

Para poder tener éxito en los negocios y en la vida financiera es necesario cumplir con las obligaciones y pagar los créditos que son otorgados por las entidades financieras o empresas del sector. Esto es muy importante porque a lo largo de la vida se necesitará financiamiento y aumentará la necesidad de solicitar más créditos para la expansión o mejorar la calidad de vida de la familia, pues no todo el tiempo se contará con liquidez. Es por esto que solicitar créditos es un tema que debe ser analizado con mucha responsabilidad.

   Así que al momento de tener problemas de liquidez para pagar a tiempo los créditos es necesario que se inicie un proceso de negociación con los acreedores, buscar más plazo, llegar a un acuerdo para pagar por partes, entre otros, a fin de buscar una vía de cumplimiento y evitar caer en mora.

  Si o se puede llegar a una negociación óptima entre las partes lo más seguro es que los acreedores sigan presionando un tiempo más hasta que decidan pasar tus datos a la lista ASNEF, lo cual puede considerarse una tragedia a nivel financiero pues se te dificultará en el futuro lograr acceder a créditos, negocios rentables, formar parte de asociación empresariales, limitaciones para acceder a servicios de telecomunicaciones, de seguros, entre otras barreras molestas que harán de tu vida una pesadilla.

  Ahora bien, si el mal ya está hecho ahora hay que buscar la manera de salir de esa lista negra.

Acá algunos consejos prácticos:

  1. El primer consejo es el más natural de todos y es llegar a un consenso con tus acreedores y pagar todas las deudas atrasadas. Esto hará recuperar tu reputación crediticia y te quitará un gran peso de encima. El pago es un hecho que extingue la obligación, por ende el acreedor tiene la obligación inmediata de llamar a la empresa que maneja la lista ASNEF para que tu nombre sea borrado de sus registros, pues ya no tiene que seguir siendo considerado un moroso.
  2. Puedes apelar a la Ley de protección, alegar que quieren ensuciar tu reputación o incluyéndote en una lista de morosos sin contar con pruebas fehacientes para ello. Por ejemplo, te puedes acoger a los derechos ARCO para hacer tu reclamo. En cualquier caso puedes buscar la asesoría de un abogado experto en la materia. Es necesario argumentar por qué reclamamos y demostrar que la deuda no se corresponde con la realidad por no tener suficientes pruebas.
  3. La última alternativa que tenemos y que procede cuando ya hemos agotado todos los recursos es esperar que se extinga el registro, es decir deben pasar 6 años, y aunque el daño puede ser grande es importante estar alerta que al final de ese lapso tu nombre sea borrado del registro a fin de que vuelvas a tener una vida normal desde el punto de vista financiero, pues ya podremos solicitar créditos bancarios, hipotecas, hacer contratos son ningún tipo de riesgo ni limitaciones.